10 tips para viajar con niños

Cuando llegan las vacaciones, no hay un mejor plan que viajar. Ir a lugares lindos, con paisajes diferentes y emprender nuevas aventuras. Y una vez se decide el destino a visitar, los planes están hechos y las maletas casi listas, toca pensar en el desplazamiento hasta ese lugar, especialmente si tienes niños. Y vamos a ser honestos, es delicioso cuando ya estamos en nuestro destino final, pero el viaje para llegar hasta allá puede ser un poco caótico si hay chiquitos involucrados. Por más odisea que parezca, yo he viajado con mis tres hijas desde que nacieron, algunas veces con mi esposo y otras sola. Creo que mi prueba superada es haber viajado varias veces sola con las tres niñas y no haber enloquecido en el trayecto.

En mi familia es tradición visitar Colombia en las vacaciones de verano de las niñas. Es la oportunidad perfecta para que estén con sus primos, disfruten de la familia y por ahí derecho practiquen el español. Me encanta verlas disfrutar en mi país, que tengan la oportunidad de ir a diferentes fincas y estar en contacto con la naturaleza hermosa que tiene mi tierra. Cada año entonces, alrededor de junio, nos preparamos mis hijas y yo para viajar a Medellín, un viaje al que mi esposo lastimosamente no va ya que no tiene vacaciones en esa época.

A medida que nuestra familia ha ido creciendo, el viaje se ha ido complicando. Cuando nació Micaela, la tercera, yo tomé la decisión de que nada pararía nuestro tradicional viaje, así que con solo 5 semanas de nacida {ya con sus primeras vacunas puestas} me subí a un avión con ella cargada en el cangurito y con Isabela y Sabrina cogidas de la mano. Después de haber logrado viajar con ellas sola y sin ningún tipo de ayuda, me di cuenta que mientras esté bien preparada para entretenerlas y alimentarlas en el camino, ellas disfrutan el viaje y se portan de maravilla.

Así que en este post quiero dejarles mis 10 tips para viajar con niños y no morir en el intento. Estos son mis salvavidas desde que me monté por primera vez en un avión con mi hija mayor y que hasta hoy sigo poniendo en práctica obteniendo siempre los mejores resultados.

  1. Paciencia – Lo primero que debes empacar contigo es la paciencia. Sí, aunque suene a cliché, es lo más importante que debes llevar para poder garantizar un viaje en armonía. Si la mamá, o persona a cargo, está tranquila y toma las cosas con calma, todo fluye mejor con los niños.
  2. Mochila – Cada niño lleva una mochila, no muy pesada, que ellos puedan cargar y dónde llevan: un par de juguetes pequeños con los que puedan jugar durante el viaje y su peluche favorito. A mis hijas les encantan los Shopkins y las Barbies, y son perfectas pues ni pesan, ni ocupan mucho espacio.
  3. Libros – Uno para pintar y otro para leer. Asegúrate de empacar colores o crayolas para que puedan pintar. ¡Les recomiendo no empacar marcadores, pueden ser un gran desastre!
  4. Suéter – Los aeropuertos y los aviones son generalmente fríos y lo que menos queremos son niños con frío o enfermos.
  5. Tablet – Eso los entretiene y nos permite a las mamás respirar por un momento. Asegúrate de tener música, películas o juegos para que puedan utilizarla sin problema durante el vuelo.
  6. Mochila para la mamá – Ya que cada niño lleva su mochila y sus juguetes, asegúrate de llevar otra donde empaques: Snacks para cada niño; juegos de mesa tipo cartas, UNO, bingo o lotería; y un elemento sorpresa que te sirva para cuando se están impacientando, a mi me encantan los libros de stickers, marcadores mágicos que solo pintan sobre superficies especiales, y cositas por el estilo. Y para mi no me pueden faltar un par de buenas revistas.
  7. Cansarlos antes de despegar – Mientras esperas a que sea la hora del vuelo, camina, corre y juega en la sala de espera para que quemen energía, así cuando se suban al avión ya están cansados y más tranquilos.
  8. No siesta – Esto es clave, pues si duermen antes de montarse al avión van a estar llenos de energía y con ganas de moverse y jugar, así que si tienen bebés o niños pequeños que hagan siesta, traten de que no se duerman antes del viaje. ¡Un niño dormido en un avión, en un carro o en un tren es lo más rico del mundo para la mamá y para los demás pasajeros!
  9. Chupo, tetero, chicle – Para evitar que los oídos les molesten con la presión del vuelo, es importante llevarle a los bebés un chupo o un tetero para el momento de arrancar y de aterrizar. Para los más grandes empacar chicles o ponerlos a chupar dedo que ayuda igual.
  10. Y finalmente, ¡cómprate un buen café antes de subir a tu avión, respira, relájate y disfruta el viaje!