Resoluciones y metas para mamás en el 2018

Comenzamos el 2018 con las mejores energías y varios propósitos para estar felices y disfrutar. Como ya es costumbre, he escrito una lista de resoluciones que pueden ser útiles para mamás como yo. Si bien es cierto que la mayoría de los compromisos anuales no se cumplen, yo creo en los nuevos comienzos y abrir ciclos con la mejor energía. Así que les comparto mi lista de propósitos {como mamá} para el año nuevo:

 

  • Mi propósito número 1 y de verdad el más importante es: estar presente con mis hijas y disfrutarlas sin revisar tanto el celular. Aunque es muy difícil para mí, este año haré mi mayor esfuerzo por desconectarme más para conectar con lo realmente importante.

 

  • Una de las cosas que más me gusta y muchas veces no logro hacer, es tomarme mi café caliente y en calma. Por eso trataré de levantarme 15 minutos más temprano durante la semana para tomarme mi café tranquila. Esto ayudará a que las mañanas fluyan más, sin tanto grito y con un poco más de calma.

 

  • Honestamente quisiera gritar menos y lograr que mis hijas hagan las cosas en la 1era o 2nda vez que lo pido en mi mejor tono. Así que, tratare de respirar profundo, contar hasta mil y enfrentar los retos con la mejor energía.

 

  • Estoy aprendiendo a ignorar los comentarios mal intencionados y llenos de negatividad. Creo que al aprender a ignorarlos me ayudará a vivir más feliz y sin tantos cuestionamientos de mi labor como mamá.

 

  • Quiero pensar en mi sin remordimientos ni culpas. Trataré de recordar siempre que la mamá también tiene derecho a estar de primera de vez en cuando y hacer cosas que me hacen feliz como mujer, como profesional y como esposa. Tengo que recordarme constantemente que no soy perfecta, y que siempre hay espacio para equivocarme. Finalmente, de los errores es donde aprendemos las mayores lecciones.

 

  • Mi calendario tendrá días solo para mí. Las manicures, pedicuras, cortadas de pelo y salidas con las amigas, son tan importantes como las invitaciones a fiestas y compromisos de mis hijas o las idas al mercado. Esto es fundamental para mi salud mental y necesito respetar esos espacios para estar feliz yo también. Al final del día, si la mamá está feliz, saludable y con ánimo, todos en la casa estarán más felices. #mamásfelicesniñosfelices

 

  • Prometo intentar no sentir ese sentimiento de culpa cuando no estoy con mis hijas. Tengo que recordarme constantemente que todo lo que hago es para el bienestar y felicidad de mi familia. Así que, adiós a los remordimientos y bienvenidos los retos personales.

 

  • Este año seguiré enseñando y repartiendo responsabilidades sencillas de la casa con mis hijas. Si cada uno {intenta} tender su cama, poner la ropa sucia en la canasta y llevar los platos sucios a la cocina, estoy segura que me ayudará a quitarme un poquito de tareas de encima. Y sin decir mucho, les estaré enseñando a colaborar y tener sus propias responsabilidades.

 

  • Tratare de reservar por lo menos 2 citas al mes, a solas, con mi esposo. Es más, ojalá pudieran ser 1 o 2 fines de semana al año solos. Esos momentos sirven para re-encontrarnos como pareja y regresar a nuestras hijas con más alegría y energía que nunca.

 

  • Finalmente, trataré de terminar mis días con una buena copa de vino, una conversación con mi marido y algo positivo que decir. Que esos raticos nos sirvan para relajarnos, reírnos de nuestras metidas de pata y me lleven a la cama con una buena sonrisa.

 

¡Este año definitivamente quiero vivirlo tranquila y agradecida por todo lo hermoso que llega y tenemos cada día!