Mujeres que admiro

No sé si les ha pasado que a veces nos quejamos y nos frustramos por bobadas que pasan todos lo días, a mí me pasa y muy seguido. De un momento a otro veo a una mamá que maneja situaciones complicadas de una manera que me dejan con la boca abierta y con ganas de no quejarme más y mejor agradecer lo “fácil” que la tengo. Esto me pasa bastante y me ayuda a manejar situaciones complicadas de otra manera. Si hay algo de lo que estoy agradecida en este camino de la maternidad, es estar rodeada de mujeres que admiro y que de una u otra manera me dan ejemplo para no quejarme tanto y herramientas para hacer las cosas diferentes.

Hoy quiero contarles de varias mamás que admiro enormemente. Algunas son esas grandes amigas que me regalaron mis hijas, otras son amigas de siempre y otras sin ser mis amigas, son parte de mi día a día. A ellas, quienes me inspiran y me dan ejemplo sin necesidad de decirme mucho, quiero destacarlas hoy en un post para que terminemos inspiradas todas.

Belinda

15156956_10153976134607321_3210305342685158569_o

Uno de mis miedos más grandes ha sido perder a mi esposo. David no solo es el amor de mi vida, sino que es mi bastón, mi compañero y mi guía. Juntos somos un equipo y gracias a eso es que creo que mi familia funciona. A principios de este año me tocó vivir muy de cerca la muerte repentina del esposo de una de mis amigas. Belinda, una mujer hermosa con 2 hijas de 7 y 5 años, perdió a su esposo de casi 17 años de un día para otro. Ver como ella se quedó sin al amor de su vida y sus hijas, amigas de mis niñas, sin su papá, fue uno de los dolores ajenos más grandes que he presenciado. Ni las palabras, ni la compañía eran suficientes para sacarlas de la tristeza en esa mañana de enero cuando Belinda me dijo “lo perdimos”. Sin embargo, una situación tan dolorosa sirvió para unir a varias mujeres que hoy somos más que amigas, nos convertimos en familia. A Isa y Fía, como les decimos a sus hijas, nunca les ha faltado amor y compañía. Entre todas las amigas de Beli nos hemos turnado para apoyarlas, ayudarlas y acompañarlas.

 

Belinda nos ha demostrado que Dios nos pone este tipo de pruebas para hacernos más fuertes. Ella se ha organizado de una manera admirable e increíble, ha encontrado un balance entre el tiempo que pasa con sus hijas, el trabajo y el deporte que tanto le gusta. A pesar de su perdida y su dolor ella sigue trabajando en su sueño de abrir una compañía para ayudar a que más jóvenes puedan tener acceso a una universidad y a alcanzar sus metas. Belinda hace parte hoy en día del comité de educación del Miami Dade County y no descuida a sus hijas ni un segundo. Ella, con sus acciones, les demuestra a esas chiquitas que nada es imposible y que Dios es bueno. A ella la respeto y cada día aprendo de su actitud frente a la vida, es una loca admirable.

 

Daniela

13558791_10153903317573020_8633876246878887728_o

Uno de los momentos más locos de mis días y a veces el causante del estrés, es el corre corre de las mañanas cuando necesitamos alistarnos a tiempo todos y llegar al colegio puntuales, y créanme, que aunque tengo la situación “bajo control”, muchas veces me vuelvo un ocho bañando, vistiendo, peinando y alimentando a mis 3 hijas. Uno de esos días de mucho voleo y después de haber dejado las niñas a tiempo en el colegio, vi en la entrada del colegio a una mamá que me dejó con la boca abierta y sin ganas de quejarme de mi situación. Daniela estaba bajándose del carro en medio de la lluvia con toda la calma del mundo, ayudando a sus cuatrillizos, sí cuatro hijos, poniéndoles sus mochilas y asegurándose de que estaban listos para su día, mientras ayudaba también a Salma, una de sus hijas que tiene problemas motores, con su caminador. Todo esto en medio de una paz, una tranquilidad, un amor y una belleza increíble y admirable, no hubo necesidad de gritos, ni miradas feas, Daniela tenía la situación bajo control. Yo solo logré observarla, con los ojos y la boca abierta desde el stop del frente, sin evitar pensar los retos que puede tener esta mujer cada mañana. A Daniela la admiro por su capacidad para enfrentar la discapacidad de su hija, por haber seguido con su vida y sus sueños, por su dedicación y amor por sus #mis4fantásticos.

 

Cecilia

1014080_10153964817442416_6469601618583686514_n

Otra de mis amigas, quien una vez fue mi jefa y mentora al empezar mi carrera en TV, es hoy en día un ejemplo enorme no solo para mí, pero para muchos. Se llama Cecilia Elizalde, una ecuatoriana de mi edad, llena de cualidades y con una familia hermosa. Ceci y yo quedamos embarazadas al mismo tiempo, ella con Valentina y yo con Sabrina. Durante el embarazo hicimos yoga prenatal juntas, compartimos anécdotas y las niñas nacieron con solo unos días de diferencia. Unas pocas semanas después de tener a Sabri en la casa, recibí un email de Cecilia y Juan Fernando, su esposo. Valentina había llegado al mundo, y aunque estaba perfectamente sana y preciosa, había nacido con un cromosoma de más. Valen había nacido con síndrome de Down y sus papás lo descubrieron en el momento de su nacimiento. Se podrán imaginar el shock y la mezcla de emociones. En el email me contaban lo que había pasado y me explicaban que estaban aprendiendo y entendiendo sobre ese cromosoma especial con el que había llegado su bebé.

Desde ese día Ceci no ha dejado de sorprenderme y Valentina de inspirarme. Su vida ha sido un regalo hermoso para su familia y el resto de personas que los rodeamos. Valen y sus papás han hecho una campaña mundial para educarnos sobre esta condición y mostrarnos lo normal y lejos que puede llegar una persona con este síndrome. En sus 5 años de vida Valenha superado barreras que muchos creerían imposible, ha sido modelo de ropa, ha hecho catálogos para almacenes como Wal-Mart, ha salido en la portada de la revista People y ha tenido entrevistas en medios muy importantes alrededor del mundo. Y lo que en algún momento fue miedo y llanto, hoy es orgullo y ayuda para muchas otras personas. ¡Ellas me inspiran enormemente!

Como ellas 3 hay muchas mujeres que han podido sobrellevar situaciones muy difíciles y hoy son un ejemplo de vida. Ellas volvieron a luchar por sus sueños, siguen sus vidas a pesar de las dificultades y dejan un ejemplo positivo y hermoso para sus hijas, quienes el día de mañana seguro se sentirán orgullosas de sus mamás.

Así que, aprendamos de ellas y convirtamos las situaciones malucas en algo positivo. Busquemos siempre el mejor camino para alegrar los momentos grises. Y acuérdense que “después del huracán sale el arcoíris”. #pensamientospositivos #accionespositivas #ellassonmiejemplo

 

 

Resoluciones para mamás en el año nuevo

Llegó el 31 de diciembre y como todos los años hacemos resoluciones para el año nuevo. Este año he decidido escribir una lista de resoluciones que pueden ser útiles para mamás como yo. Si bien es cierto que la mayoría de los compromisos anuales no se cumplen, siempre creo en los nuevos comienzos y en iniciar ciclos con la mejor energía. Así que les comparto mi lista de propósitos {como mamá} para el año nuevo:

  • Usar las mejores cremas y aceites para que me resbalen los comentarios u opiniones que no quiero recibir. Creo que esto me ayudará a vivir mas feliz y sin tantos cuestionamientos de mi labor como mamá.
  • Levantarme 15 minutos mas temprano durante la semana para tomarme mi café tranquila. Esto ayudará a que las mañanas fluyan mas, sin tanto grito y mas calma. Honestamente quisiera gritar menos y lograr que mis hijas hagan las cosas en la 1era o 2nda vez que lo pido en mi mejor tono. Así que, tratare de respirar profundo, contar hasta mil y enfrentar los retos con la mejor energía.
  • Quiero estar presente con mis hijas y disfrutarlas sin revisar  el correo electrónico y las redes sociales. Aunque es difícil para mi, este año haré mi mayor esfuerzo por desconectarme mas para conectar con mis amores.

img_4109

  • No quiero sentirme culpable por pensar en mi. Tratare de recordar siempre que la mamá también tiene derecho a estar de primera de vez en cuando y hacer cosas que me hacen feliz como mujer, como profesional y como esposa.
  • En mi calendario tendré días separados para mi. Los manicures, pedicures, cortadas de pelo y salidas con las amigas, son tan importantes como los invitaciones a cumpleaños infantiles de mis hijas o las idas al mercado. Esto es fundamental para mi salud mental y necesito respetar esos espacios para mi misma.
  • Trataré de cuidarme tal como cuido a mis hijas. Al final del día, si la mamá esta feliz, saludable y con ánimo, todos en la casa estarán mas felices. #mamásfelicesniñosfelices
  • Prometo intentar no sentir ese horrible sentimiento de culpa con mis chiquitos. Tengo que recordarme constantemente que todo lo que hago es para el bienestar y felicidad de mi familia. Así que, adiós a los remordimientos y bienvenidos los retos personales. Tengo que recordarme constantemente que no soy perfecta, y que siempre hay espacio para equivocarme. Finalmente, de los errores es donde aprendemos las mayores lecciones.
  • Este año enseñaré y repartiré responsabilidades sencillas de la casa con mis hijas. Si cada uno {intenta} tender su cama, poner la ropa sucia en la canasta y llevar los platos sucios a la cocina, estoy segura que me ayudará a quitarme un poquito de tareas de encima. Y sin decir mucho, les estaré enseñando a colaborar y tener sus propias responsabilidades.
  • Tratare de reservar por lo menos 2 citas al mes, a solas, con mi esposo. Es mas, ojalá pudieran ser 1 o 2 fines de semana al año solos. Esos momentos sirven para re-encontrarnos como pareja y regresar a nuestras hijas con mas alegría y energía que nunca.
  • Finalmente, trataré de terminar mis días con una buena copa de vino, una conversación con mi marido y algo positivo que decir. Que esos raticos nos sirvan para relajarnos, reírnos de nuestras metidas de pata y me lleven a la cama con una buena sonrisa.

¡Este año definitivamente quiero mas razones para sonreír que para llorar!

¿Cuáles son propósitos para este 2017?

La importancia de las tradiciones en familia

Mis amigas dicen que yo hago fiestas para todo, no importa cuantas cosas tenga encima y lo que tenga que hacer, pero siempre celebro y armo plan. ¡Y si es verdad! Pero mi razón no es sólo celebrar por hacer parranda, sino por seguir tradiciones y que mis hijas conozcan lo que para nosotros fue especial desde que estábamos chiquitos.

Y es que las tradiciones familiares y entre amigos, son eventos que a través de los años les va inculcando a nuestros chiquitos orgullo por sus raíces, su cultura y su entorno. Además se convierten en eventos que ellos esperan con alegría cada año y muy probable algo que ellos celebrarán con sus familias en un futuro.

img_5553

Esas fechas especiales como Acción de Gracias, Navidad, Velitas (este es una tradición colombiana), el Espíritu de la Navidad, Año Nuevo y demás, son momentos hermosos en familia que generalmente celebramos como lo hicimos desde pequeñitos. Esos días de fiestas y comidas deliciosas llegan llenos de recuerdos, olores y sabores que nos hacen regresar a momentos felices de nuestra infancia.

Por eso yo sigo las tradiciones y me meto de lleno en el cuento, me encanta ver cuando mis hijas disfrutan y piden que celebremos las fechas que ya para ellas también son tradicionales. Una de las cosas más ricas de las fiestas es la comida. Para incluir a las niñas en la celebración, las invito a preparar algunos de los platos con nosotros. Por ejemplo en Acción de Gracias, son ellas quienes nos ayudan a preparar el pavo con todos los condimentos. Les encanta ponerse sus delantales y manos a la obra para el plato principal de la noche. Este año vamos a usar el Pavo Listo para Hornear de Jennie-O y simplificarnos un poquito en la cocina.

typic-3

Para las navidades, los colombianos comemos natilla y buñuelos. Yo hago siempre la natilla en la casa y las niñas me ayudan. No se la comen… pero saben lo que es y les gusta ayudarnos a prepararla. Yo espero que en un futuro la prueben, pero si no, reconocerán el olor y la receta! Eso sí, a la hora de comer buñuelos, están todas listas y en fila para darle el primer mordisco.

Aparte de la comida hay tradiciones que acompañan los días especiales… Nosotros nos levantamos tempranito en Acción de Gracias a ver la parada de Macy’s desde Nueva York. Las niñas se preparan con donuts y juguitos y nosotros con un café calientito para ver los globos y los shows.

img_3703

En fin, hay mil cosas que para cada familia son importantes. Detalles y cosas que sólo la familia las entiende y las disfruta. Esos momentos y esas tradiciones son lo que hacen de estas fechas algo muy especial.

Si no lo has hecho aún, empieza costumbres con tus niños y repítelas cada año. Cuéntales por qué eran especiales para ti cuando eras pequeñito y disfruta con ellos la manera como viven la experiencia.

Yo sueño con las comidas de mi mamá y me acuerdo con felicidad como decorábamos el árbol juntas, y quiero que mis niñas tengan esos recuerdos para que siempre tengan una buena razón por la cual regresar!

Así que les comparto la preparación del Pavo que tiene Jennie-O® listo para hornear y sabe delicioso. Es una excelente solución para cocinar sin muy estrés y disfrutar mas de las fiestas.

 

typic-5

img_3250typic-4

This post is sponsored by Jennie-O but the content and 
opinions expressed here are my own

Family Traditions

My friends say I will make any excuse to throw a party, no matter how many things I’m doing, I always make room to celebrate. Honestly, I think is very true. My reasons for celebrating are not just to throw a party, but to keep traditions alive for my girls! I want them to experience the celebrations I always had growing up.

Traditions are events that we teach our children to follow so they can be proud of their culture and heritage. These events become special days that they wait for and cherish every year. They will most likely celebrate these same traditions with their future families and continue passing on the practices.

img_3931

Thanksgiving, Christmas, Candle night (Colombian Holiday,) New Years and other holidays are beautiful moments that we continue to celebrate in the same way as when we were children. These special holidays come filled with wonderful memories, delicious smells, and great food that takes us back to our childhood.

That is why we celebrate traditions and I do my best to plan them for my children. I love when they enjoy traditions so much that they start asking about it well in advance. One of the things I enjoy the most about these celebrations is the food! We include the girls in the cooking and it’s a big deal in our house. They love to help prepare the turkey and baking cookies and pies for desert.

This year we decided to make our lives easier and found an Oven Ready Turkey from Jennie-O®. The process is so much easier and the flavor is delicious. The girls love it!

 

typic-5

typic-3

For the holidays, Colombians eat a traditional desert called natilla. Every year the girls help me make it and even though they don’t always eat it, they recognize the smell and know that is a special traditional special desert for their parents. We also buy buñuelos, a traditional fried bread with cheese pastry that my entire family loves!

Apart from the food, we have traditions that come with every holiday. For Thanksgiving, we all wake up early to watch the Parade in New York while the girls eat donuts and we drink our morning coffee. We enjoy the day cooking and spending time with our family.

There are a lot of special traditions for each family and specific details that individual family members will cherish forever. Those moments are what make the holidays so special.

Start traditions with your family and repeat them every year! Tell your kids why the celebrations are important and make new memories by living the experience through their eyes.

I still dream about my mom’s cooking and have the best memories of decorating the tree together. I want my children to have those memories too! img_3250

This post is sponsored by Jennie-O but the content and opinions expressed here are my own.

El amor por los primogénitos

¡Alimentos saludables, niños saludables!

¿Cuántas veces te has encontrado con el gran reto de alimentar a tu hijo? ¿Cuántas veces has caído en el gran error de darle lo que más le gusta y lo que menos le alimenta por el sólo hecho de complacerlo y verlo feliz? , pensarás que eres la única en hacerlo, pero como tú, somos muchas las madres que pecamos de inocentes cuando se refiere a la alimentación de nuestros hijos

Y para hacerlo bien, primero hay que ser consientes que la salud y el bienestar de los pequeños dependen principalmente de la alimentación, y la mejor lección que les podemos dar es enseñarles a comer bien. A continuación reglas muy básicas que te guiarán para que tu hijo desarrolle un buen hábito alimenticio.

Más calidad menos cantidad: no caigas en el error de que tu hijo coma demasiado, asegurate de controlar el tamaño de la porciones, estas deben ser no muy grandes pero si muy nutritivas.

Establece un horario para cada comida: es importante que tu pequeño tenga una rutina con la alimentación, comer a deshoras y todo el tiempo puede ser perjudicial tanto para su salud como para su estado emocional.

Frutas y verduras a diario: ofrecele a tu hijo diariamente estos alimentos, ellos aportan gran cantidad de vitaminas, minerales y fibras que fortalecen el sistema inmunológico y regulan muchas funciones importantes del cuerpo.

Beber agua constantemente: es indispensable para que los pequeños se mantengan hidratados. Los jugos y refrescos son recomendables en tiempos puntuales y sin cafeína o azúcar.

Asegurar el calcio diario necesario: para que tenga huesos sanos y fuertes , 3 o 4 raciones de productos lácteos al día son suficientes. No olvides que las opciones descremadas aportan la misma cantidad de calcio que las enteras.

Consumir las proteínas necesarias: pescado, carne, huevo o jamón dos veces al día son suficiente para el crecimiento y la restauración de las células.

Comer los carbohidratos suficientes: patatas, pasta, arroz, cereales y legumbres son la fuente principal de energía para tu pequeño. La energía es necesaria para jugar, estudiar y aprender.

Aprovecha para cocinar con tus hijos y enseñarles como hacer deliciosos platos. Y nunca olvides que el complemento de una buena alimentación es la actividad física, encuentra una que entusiasme a tu hijo y haz que la practique diariamente. Y por último recuerda que tu eres el mejor ejemplo para tu hijo, si te alimentas bien, el también lo hará.

Las amigas que me regalaron mis hijas

Al convertirme en mamá estaba llena de expectativas y me imaginaba muchas cosas. Me imaginaba momentos lindos con mi bebé, primeras veces, ternura y uno que otro obstáculo que sabía que la maternidad traería consigo. Soñaba con ver a esa personita crecer y llenar mis días de alegrías, amor y locuras. Pero lo que nunca me imagine es que mis hijas además de hacerme mamá me regalarían nuevas y grandes amigas.

Y ustedes pensarán, pues sí, es muy fácil hacer amigos, pero estas amigas son diferentes, pues se han convertido en mis compañeras de vida sin darme cuenta.
Las he conocido en clases de yoga prenatal, estimulación, guarderías, colegios y hasta en los famosos “Play dates.” Y hoy en día, algunas son gran parte de lo que me gusta llamar, mi equipo de soporte de vida.

Esas amigas son quiénes sin tapujos me ayudan en mis inseguridades y miedos en este viaje de la maternidad, dilemas del matrimonio o sencillamente crisis existenciales. Son quienes entienden mis frustraciones con las tareas, las pataletas, las crisis de alimentación o los trofeos en las actividades extracurriculares. Juntas hemos compartido desde las incomodidades y delicias de las barrigas de embarazadas, hasta las piñatas y celebraciones del colegio de nuestros hijos.

img_4011

Esas mamás de las amigas de mis hijas, son quienes se han convertido en mis grandes amigas. Muchas me han ayudado en momentos de enfermedad, me han recogido las niñas en el colegio cuando no he alcanzado a llegar a tiempo, me han cuidado la bebé mil veces para yo tener un minuto para entrar al baño y se han convertido en las mejores compañeras de los happy hours.

Muchas de esas amigas son como mi familia prestada. Con ellas planeo desde las actividades extracurriculares hasta los regalos de Navidad para los niños. Son con quienes muchas veces comienzo mi día dejando los niños en el colegio y lo cierro a carcajadas en las ocurrencias y desahogos de los chats de WhatsApp.
img_6404
Nos criticamos, nos echamos flores, y finalmente nos sentimos identificadas, pues nuestro común denominador es el amor inmenso que nos generan los hijos. Y ese amor es el motor que mueve nuestro mundo. De ellas he aprendido millones de cosas y me he sentido tranquila al estar en un grupo de edades y nacionalidades totalmente diferentes. Varias de esas amigas queridas son hasta 15 años mayores que yo, sin embargo, son mis compañeras y confidentes. Sus hijos son como mis sobrinos y mis hijas son gran parte de su corazón.

img_6571

Con esas amigas he visto nacer bebés, he celebrado matrimonios, bautizos y cumpleaños; hemos superado enfermedades, divorcios y hasta, lamentablemente, enterrado maridos. Son mis compañeras de vida, la cual nos ha demostrado que los hijos nos unieron para formar amistades reales.

Quiero dedicarle este post, en el marco de la celebración del amor y la Amistad en Colombia, a todas esas mujeres que hoy llamo amigas, una amiga de verdad no es fácil de conseguir, pero gracias a mis hijas, las encontré a ustedes. Y muchas veces mis días duros son más fáciles cuando compartimos un mojito o una copa de vino sin decir muchas palabras.

Quiero decirles que amo que estén en mi vida y que gran parte de mi sanidad mental se las debo a ustedes. Amigas de años, amigas de siempre y amigas por y para los hijos. Gracias por ser mis bad moms y dejarme disfrutar de una vida imperfectamente deliciosas con el caos de la maternidad.

img_9222

Como dice una frase hermosa que me encontré por ahí, les quedo debiendo el autor, “son los amigos que conocemos en el camino quienes nos hacen apreciar realmente el viaje”. Ustedes, amigas que me regalaron mis hijas, son esas personas que llenan de luz mi camino.

Feliz día del amor por los hijos y las verdaderas amistades que trajeron consigo. ¡Las quiero!

img_3681

¡Celebrar a mis hijas!

Muchos preguntan que por qué celebro tanto el cumpleaños de mis hijas. La respuesta es muy simple, porque son lo mejor que me ha pasado en la vida y eso hay que celebrarlo. Porque además de eso, la vida es para gozar y pasar rico y qué mejor oportunidad que juntar a los amigos y la familia para celebrar los “milestones” de los hijos.

Yo celebro todos los cumpleaños y no con fiestas de miles de dólares, pero si con fiestas llenas de detalles, de sorpresas y de momentos felices. Para mi no hay mejor oportunidad que los cumpleaños de mis hijas para volverme loca por a Pinterest. En los preparativos se me brota la vena artística y saco a relucir mis talentos de recicladora, pintora, entro otros. Amo cortar papelitos, letreritos y stickers a las 11 de la noche cuando todos en mi casa están dormidos, menos el gato que siempre me acompaña. De fondo se oye uno de los shows de E! Entertainment Television y en la mesa, además de las tijeras, tengo una buena copa de vino siempre llena.

img_5870

Disfruto enormemente la felicidad de mis hijas cuando ven las tarjetas de invitación, la emoción de entregarlas a cada uno de sus amigos y lo que se sueñan y ansían sus fiestas. Me encanta verles las caras cuando estoy en el proceso de crear las piezas de decoración, los juegos y todo lo que conlleva hacer una fiesta inolvidable. Nos gozamos juntas el proceso y eso lo hace mucho más especial.

No hay nada que me llene más que ver a mis niñas felices y el día de sus cumpleaños es como si el universo parara por un ratico para celebrar el momento que ellas llegaron a mi mundo. Nada más rico que cantarles mil veces ese día y verlas con la sonrisa de oreja a oreja mientras se les llena el pecho de orgullo por ser las homenajeadas.

_mg_6460

Aclaro que las fiestas de mis hijas son lo que en Miami se conocería como “low budget” o fiesta de bajo perfil, pero ¡eso es lo de menos! Yo me creo Martha Stewart armando mi mesita de postres y gozo tomando fotos del proceso. Compro comida fácil de llevar y me preocupo más porque los niños estén bien, comidos y felices que por lo que piensen o hagan los adultos.

Reconozco que siempre me quedo con ganas de invitar más gente, pero he aprendido que los invitados más importantes son los amigos de mis hijas, no mis amigos, ni mis compromisos. Al fin y al cabo la fiesta es de ellas y son las que tienen que estar con los que más quieren.
img_9069

Sé que mis hijas se crecen más rápido de lo que puedo imaginarme y será tema del pasado armar fiestas llenas de muñequitos, dulces y juegos. No me queda más que disfrutarme este presente de cuentos de hadas y animales que hablan y cantan al ritmo de las mejores canciones de RMB.

Finalmente nos quedan álbumes y videos llenos de recuerdos hermosos para compartir con ellas toda la vida. Así que a gozarnos las fiestas y crear buenos recuerdos. ¡La vida es la mejor oportunidad para gozarnos que estamos vivos, hay que disfrutarla al máximo!

img_1519

¡Tiempo para darle a mis hijas!

Creo que todas las mamás del mundo tenemos el dilema de como dedicarles tiempos a los hijos. Y aunque soy una mamá muy presente, siempre he pensado que es mucho más importante la calidad que la cantidad.

Pero mi dilema ahora va más allá de cuanto tiempo tengo para mis hijas en general. Mi gran inquietud es como les doy tiempo de calidad, a cada una de las tres. Poder reservar un espacio y un buen tiempo a tener actividades one on one con cada una de ellas.

Tengo una amiga que todos los años, desde que su hijo mayor tiene uso de razón, hace un viaje sola con él. Una semana de “mamá e hijo” en algún lugar del planeta. Y desde que la conozco y me cuenta de sus viajes y todo lo maravilloso que es, creo q es una súper idea. Me encantaría poder hacerlo, pero mi realidad es que tengo tres hijas y que no tenemos familia cerca para ayudarnos a hacer esas escapaditas.

Lo que me ha pasado es que cuando he logrado volarme con una, al llegar a la casa, siempre están los reclamos de la otra. También me ha pasado que mientras estoy “disfrutando” el tiempo con una sola, ella me reclama por qué no trajimos a su hermanita. Habiendo dicho esto, la idea de individualizar el tiempo con cada hija, es todo un arte que todavía no he podido perfeccionar.

Haciendo mi mayor esfuerzo y después de muchas conversaciones en familia, decidimos que un día al mes el papá se lleva a una y yo me llevo a la otra para hacer algo que cada una quiera. Hasta ahora, nos ha funcionado muy bien, y tanto ellas como nosotros gozamos de ese espacio. Es definitivamente un ratico para conocerlas mucho más y poder enterarnos de sus expectativas y oír sus historias.
IMG_3010

En un par de años les contaré como hicimos para dividirnos entre las tres, todavía mi cabeza no me da para pensar hasta allá. Por ahora disfrutaré las idas a cine y noches de sushi con Isa; las tardes de helado y las idas a la peluquería con Sabri; y finalmente, las siestas, no muy comunes, en los fines de semana con Micaela.
IMG_5048
Estos espacios me permiten disfrutarlas y conocerlas, mientras me enamoro cada vez más y me gozo este cuento de ser mamá.
IMG_0568

10 tips para viajar con niños